2003-2013: Resistencia iraquí, guerra sucia estadounidense y lo que queda de Oriente Próximo.

A diferencia de otros levantamientos, este movimiento, así como la despiadada represión contra los manifestantes han sido prácticamente ignorados por los medios de comunicación”

La primavera árabe en Iraq

A pesar del inmenso trauma que el pueblo iraquí ha padecido durante la violenta ocupación de su país, a pesar de todos los asesinatos, de la limpieza étnica y del desplazamiento forzado, su voluntad de resistir no se ha quebrantado. Nicolas Davies afirma: “[…] Los altos cargos estadounidenses estaban perfectamente preparados para reducir el destino del pueblo iraquí a una lucha sangrienta respecto a la que creían que, en última instancia, su propia capacidad para una violencia mucho mayor demostraría ser decisiva. Como en Vietnam, descubrieron que sus armas podían destruir Iraq pero no conquistarlo”. [1]

Manifestaciones en Adamiya, 23 de marzo de 2013

La resistencia armada no ha cesado nunca desde 2003 y actualmente todavía lleva a cabo unas 200 operaciones semanales contra el ejército estadounidense e iraquí, y contra la Policía Nacional, a pesar de la despiadada represión de las fuerzas de ocupación y de sus títeres locales, pero desde la invasión y subsiguiente ocupación del país también han tenido lugar frecuentes protestas no violentas. En los últimos años, además de las protestas contra la ocupación y el nepotismo, y en favor de los derechos de la mujer, Iraq también ha sido testigo de la emergencia de un poderoso movimiento de trabajadores. Por todo Iraq médicos, enfermeros, taxistas, personal de las universidades, policías, agentes de aduanas y personal de los servicios de urgencia han realizado repetidamente protestas no violentas, huelgas, sentadas y paros; lo han hecho para llamar la atención sobre problemas importantes como sus pésimas condiciones laborales, los problemas que sufren por las diferentes fuerzas de seguridad, las presiones bajo las que trabajan, los despidos injustos, la ineficaz legislación del gobierno y la peligrosa naturaleza de sus trabajos, pero las protestas pacíficas cada vez son mayores. [2]

Como se ha mencionado antes, las necesidades básicas como el agua potable, electricidad en condiciones, recogida de basuras, un sistema de tratamiento de aguas residuales que funcione, trabajo, atención sanitaria, etc., están fuera del alcance de la gran mayoría de los iraquíes. Las quejas son cada vez mayores porque el suministro eléctrico público solo dura unas horas al día. La policía iraquí utilizó mangueras y porras para dispersar a los manifestantes en la ciudad de Nasiriya, al sur del país después de que el 22 de agosto de 2010 estallaran las protestas a causa de los agobiantes cortes de electricidad y los inadecuados servicios. En junio de 2010 se produjeron manifestaciones similares en Nasiriya cuando mil manifestantes trataron de tomar el edificio del gobierno provincial y se enfrentaron a la policía, y también en Basora, donde dos personas murieron en los enfrentamientos con la policía. [3]

En junio de 2010, las violentas protestas que se produjeron en varias ciudades por los cortes de electricidad en Basora y en otros muchos lugares obligaron a dimitir a Kareem Wahid, ministro de Electricidad de Iraq. [4]

Los levantamientos en Túnez y Egipto, entre diciembre de 2010 y enero de 2011, inspiraron a los iraquíes a tomar las calles. La primera vez fue el 30 de enero con dos manifestaciones en Bagdad. Cien personas se reunieron en la plaza Firdos, el lugar en el que durante la invasión de 2003 se produjo el famoso derribo de la Saddam Huseín. Aunque los iraquíes querían demostrar su solidaridad con el pueblo de Egipto, también tenían sus propias reivindicaciones. Pedían un gobierno, unos servicios y una seguridad mejores. Se produjeron otras protestas en la Plaza Tahrir cerca de la Zona Verde, en las que también se mencionaron unos servicios mejores, aunque también se reivindicaba que las autoridades no expulsaran a las personas que habían ocupado edificios públicos. Al día siguiente se produjo también otra manifestación en la capital [5].

Desde febrero de 2011 se han organizado manifestaciones y protestas a diario en muchas ciudades iraquíes, a las que los medios de comunicación dominantes no han dado cobertura. El 4 de febrero la policía disparó al azar contra cientos de manifestantes en el distrito de al-Hamza en la provincia de al-Diwaniya, al sur de Iraq, y mató a una persona e hirió a cuatro. El incidente se produjo después de que el 3 de febrero el Parlamento iraquí publicara una declaración en la que condenaba el uso de la violencia contra los manifestantes en Egipto e instaba a que se respetaran los derechos humanos. Los manifestantes llevaron lámparas y sacos pequeños de azúcar para simbolizar sus reivindicaciones de comida y electricidad.

El 10 de febrero, una manifestación del sindicato de abogados en Basora incluyó la reivindicación de los derechos de la mujer y de transparencia en las finanzas del gobierno. En Bagdad los manifestantes denunciaron los informes sobre torturas, que respalda el gobierno, y otras violaciones de derechos que suceden en las cárceles secretas. A finales de enero, la protesta en Kirkuk se centró en los excesivos cortes de electricidad. La noche del domingo 13 de febrero los residentes en un complejo de viviendas subvencionadas cercano a la célebre Zona Verde de Bagdad se reunieron cerca de una de las entradas de ésta para acusar al primer ministro de obligarlos a abandonar sus viviendas únicamente para permitir que se mudaran a ellas sus aliados en el aparato de seguridad. [6] Ese mismo día en Mosul murió un hombre trasprenderse fuego a sí mismo para protestar por el desempleo. [7]

El lunes 4 de febrero de 2011 se organizó una sentada a largo plazo en diferentes partes del país, incluida la plaza Firdos en el centro de Bagdad, y ante los edificios del gobierno de Diwaniya, Basora, Faluya y Kirkuk. El Movimiento Popular para la Salvación de Iraq, el Frente para la Salvación de Kirkuk, la Organización de Estudiantes y Jóvenes Iraquíes Libres y el Movimiento para la Liberación de Sur organizaron esta manifestación. En la convocatoria se decía: “[…] Esta manifestación pacífica exige la retirada incondicional e inmediata de la ocupación, así como una mejora de los servicios públicos básicos. [La protesta] se realizará en diferentes provincias y ello es la expresión de la unidad de todo el pueblo. También exigimos al gobierno establecido en la Zona Verde la creación de empleo para la juventud iraquí y que los criminales que han perpetrado asesinatos contra el pueblo iraquí y los acusados de corrupción y del desvío de dinero público asuman sus responsabilidades, así como que se les juzgue inmediatamente. Exigimos la inmediata liberación de todos los presos y advertimos de que a menos que se satisfagan estas reivindicaciones, esta manifestación pacífica se convertirá en un levantamiento en todas las ciudades iraquíes, desde Zako a Fao, y que Dios nos ayude”.

Nuestras reivindicaciones actuales son:

1. Erradicar la corrupción y juzgar a aquellas personas que han malversado o despilfarrado fondos públicos.

2. Proporcionar las ayudas completas de acuerdo con el sistema de racionamiento y garantizar una cobertura completa para todos. Iniciar planes de acción inmediatos con el fin de mejorar los servicios públicos básicos.

3. La liberación de los presos que no han sido juzgados o acusados y que se den a conocer de manera inmediata todas las cárceles secretas.

4. Proporcionar oportunidades de empleo a los jóvenes.

5. La puesta en marcha inmediata de atención y del apoyo financiero para los millones de huérfanos y viudas, y la subida de las pensiones.

Estas son nuestras reivindicaciones principales; son las reivindicaciones de la mayoría del pueblo iraquí. Pedimos a nuestros jóvenes que se unan a la manifestación en defensa de estas reivindicaciones nacionales basadas en el sincero deseo de independencia nacional, de reconstruir Iraq y de preservar la unidad y la dignidad de su gente. Deploramos cualquier intento de monopolizar de forma partidista o de manipulación política de este movimiento popular.

Las fuerzas estadounidenses e iraquíes atacaron a los manifestantes pacíficos de la Plaza Firdos con porras y mangueras; rompieron sus pancartas y desmantelaron su campamento. Uday Al Zeidy (hermano de Muntadher Al Zaidi), uno de los organizadores, fue detenido y trasladado con paradero desconocido, lo golpearon y torturaron; las fuerzas especiales del Ministerio del Interior detuvieron también a otros diez manifestantes. La multitud también acusó al consejo provincial de abuso de poder por cerrar los bares y las tiendas de venta de licores.

En un intento por detener las protestas, el primer ministro Maliki ordenó la bajada de sueldo del primer ministro en un 50%, y que la diferencia se devolviera a los presupuestos del Estado iraquí a partir de febrero de 2011. Un día después, anunció que no se iba a presentar para un tercer mandato, aunque legalmente tuviera la posibilidad de hacerlo.

El 16 de febrero murieron tres personas y decenas resultaron heridas en los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes en Kut, provincia de Wasit, al sur de Iraq después de que unas 2.000 personas atacaran las oficinas del gobierno en protesta por los pésimos servicios públicos. Se prendió fuego a tres edificios del gobierno, incluida la residencia oficial del gobernador.

El 17 de febrero estallaron nuevas protestas en varias ciudades y los guardias de seguridad privada de la ciudad de Suleimaniya, en Kurdistán, dispararon contra un grupo de manifestantes que trataba de asaltar las oficinas del dirigente de la región [8]; mataron a una persona e hirieron a otras 57 [9].

El 19 de febrero varios miles de manifestantes tomaron las calles del centro de Suleimaniya para exigir que asumieran sus responsabilidades quienes dos días antes habían disparado contra los manifestantes, matado a otras dos personas y herido casi a una cincuentena. Antes de esto, en la universidad de la ciudad unos mil estudiantes también se manifestaron para exigir disculpas a Barzan. En Bagdad se reunieron unas 1.500 personas en una manifestación organizada por varias ONG que trataban de poner de relieve la difícil situación en la que se encuentran algunos de los ciudadanos y ciudadanas más vulnerables de Iraq: las viudas y los huérfanos [10]. “[…] Hasta el momento han muerto tres personas y más de cien han resultado heridas”, informaba Reuters, en los enfrentamientos entre los manifestantes y las milicias fuertemente armadas vinculadas a los dos partidos gobernantes en la región semiautómona kurda de Iraq [11]. Lo que une a los manifestantes es su determinación de que las manifestaciones sigan siendo pacíficas, a pesar de la salvaje reacción por parte de los miembros de seguridad y de la policía, como es el disparar y detener a los manifestantes, y herir y matar a varios de ellos en Kut, Suleimaniya y Bagdad.

El 20 de febrero, en la Plaza Tahrir, el periodista Riad al-Rubaie murió en plena manifestación pacífica de jóvenes después de que la policía le golpeara duramente en presencia de los manifestantes.

Al amanecer del 21 de febrero Fuerzas de seguridad, con atuendo civil, irrumpieron en la acampada de la Plaza Tahrir, atacaron a los manifestantes con instrumentos y hojas afiladas, y mataron a una persona e hirieron gravemente a otras nueve. Los manifestantes heridos afirmaron que las fuerzas de seguridad les habían pedido que abandonaran el lugar. Después de medianoche, las fuerzas de seguridad se retiraron del lugar para dejar paso a unos sesenta hombres armados con lanzas, bastones y porras eléctricas para que atacaran el campamento: lo asaltaron y quemaron la tienda de la acampada.

El 24 de febrero de 2011 unos soldados asaltaron la oficina del Observatorio de Libertades Periodísticas, el único grupo de defensa de los medios del país. “[…] Querían hacernos callar con el fin de preparar el camino para lo que ya tenían planeado hacer”, afirma Ziad al-Ajili, director del grupo. Los soldados confiscaron discos duros, cámaras y otros archivos. Cuando en febrero de 2011 empezaron las revueltas populares, los agentes del gobierno empezaron a detener a los periodistas iraquíes que asistían a ellas, a confiscar sus cámaras y cuadernos de notas. Una vez silenciados los cronistas locales, los equipos de seguridad irrumpieron golpeando a grandes cantidades de manifestantes y utilizando gases lacrimógenos, cañones de agua y balas para dispersar a la multitud. En febrero murieron noventa personas y varios miles fueron detenidos. Ajili calcula que en los cinco días de protestas detuvieron a 160 periodistas [12]. Señaló en los meses transcurridos desde entonces cientos de periodistas más han sido detenidos o golpeados [13]. El 8 de septiembre de 2011, el periodista Hadi al-Mahdi’s fue asesinado en Bagdad. Era la víspera de las protestas a escala nacional que él apoyaba. Le dispararon dos veces en la cabeza. No puede caber la menor dudad de que este crimen tenía una motivación política. [14] Hadi al-Mahdi, que había sido detenido el 25 de febrero de 2011, declaró a Amnistía Internacional que había recibido descargas eléctricas en los pies y que cuando lo interrogaba la policía le amenazaron con violarlo. Desde entonces había recibido continuas amenazas. Entonces, la juventud iraquí declaró ese día, el 25 de febrero de 2011, el ‘Viernes de la ira’ y convocó manifestaciones en Bagdad y en el resto del país. A través de Twitter, Facebook (http://www.facebook.com/Iraqe.Revolution) y de páginas web creadas especialmente como http://www.iraqi-revolution.com/home.html yhttp://www.wammdh.com/user , la juventud iraquí organizó y discutió medios y acciones, e intercambió información e ideas. Resulta bastante normal que la juventud esté en la primera línea de los movimientos de protesta si se considera que la media de edad en Iraq es de 20,9 años (hombres: 20,8 años, mujeres 21 años [15]) y que normalmente los corazones y las mentes jóvenes albergan la esperanza en un futuro mejor y la negativa a aceptar la injusticia.

La manifestación era totalmente independiente de cualquier corriente política y expresaba las reivindicaciones y sentimientos populares. El ‘Viernes de la ira’ fue el resultado de las paulatinas muestras de la rabia del pueblo iraquí durante los ocho años de destrucción, pillaje y saqueo, violación y catástrofe total. Resulta interesante leer sus consignas y reivindicaciones:

* Basta de silencio. Nuestra paciencia se ha agotado.

* Somos como camellos: comemos hierbajos y transportamos oro.

* Nuestros ingresos anuales por el petróleo son de 100 mil millones de dólares, sin embargo no podemos encontrar pan para comer.

* Muerte a la democracia que nos lleva de lo malo a lo peor.

* Muerte a la democracia que no reconoce unas titulaciones impecables.

* Muerte a la democracia que ha convertido a la gente en extranjeros en su propia patria.

* Muerte a la democracia que mira hacia otra parte mientras los ministros roban y malversan miles de millones y facilitan que huyan de la justicia [referencia al ministro de Electricidad, al de Comercio, etc.].

* Muerte a la democracia que roba el banco a plena luz del día [referencia al robo del banco de Rafidain en Zuwiya].

* Muerte a la democracia que ha prometido transparencia, pero ha creado un ambiente oscuro.

* Muerte a la democracia que ha convertido las posiciones de poder en una religión de culto.

* Muerte a la democracia de asesinatos con pistolas con silenciador.

* Muerte a la democracia que asesina a nuestros mejores académicos y científicos y los sustituye con personas ignorantes que apenas saben leer y escribir.

* Muerte a la democracia de la muerte y decapitación.

* Muerte a la democracia de la pobreza, el atraso y el asesinato.

* Muerte a la democracia que detiene a los asesinos, los deja en libertad y ¡afirma que han escapado!

* Muerte a la democracia que asesinó a los escritores de la oposición y a aquellos que defienden la verdad.

* Muerte a la democracia de las cuotas étnicas y sectarias.

* Muerte a la democracia que nos trajo un cáncer de muros de separación en nuestra querida Bagdad.

Algunas de estas consignas se refieren a la espantosa situación de la educación superior de Iraq y al asesinato de académicos. Otras van dirigidas contra la mínima calidad de los servicios públicos, contra la corrupción, contra las políticas de escuadrones de la muerte y contra la falta de libertad.

Estas protestas son nacionales, no sectarias; la juventud iraquí, la principal instigadora de este movimiento, desafía al gobierno iraquí, sectario y colaboracionista, y rebate los planes estadounidenses e iraníes para el país: no a la partición de Iraq y sí a la electricidad, al empleo, al agua potable, y a la atención sanitaria y a la educación gratuitas; no a la corrupción, no a las ejecuciones sumarias y a los escuadrones de la muerte. No al terrorismo que patrocina el Estado. Estos manifestantes iraquíes quieren un Iraq unido y quieren que el dinero de su propio petróleo se utilice para los servicios públicos. Estos movimientos de protesta son una señal de esperanza, de esperanza en el cambio, de esperanza en que el pueblo iraquí pueda, como nación, revertir la mortífera espiral de limpieza étnica, sectarismo, desesperación y de la cultura de la muerte importada por los jinetes estadounidenses del Apocalipsis y sus títeres iraquíes.

El hecho de que las protestas estallaran simultáneamente en muchas ciudades iraquíes demuestra que existe algún tipo de organización nacional y que las protestas no se produjeron espontáneamente. Y se puede sacar otra conclusión: la resistencia y las organizaciones de la sociedad civil iraquíes se manifestaron codo con codo durante las protestas. Existe un importante debate acerca del uso de métodos violentos o no violentos para acabar con la ocupación y desafiar al gobierno colaboracionista. Algunas organizaciones de la sociedad civil se oponen tajantemente a la resistencia armada iraquí e incluso algunas de ellas la califican de ‘terrorista’. Al verse frente a la violencia de Estado del gobierno de Maliki contra manifestantes pacíficos, estas discusiones temporalmente se acabaron y muchos grupos contrarios a la oposición trabajaron juntos para denunciar la espantosa situación económica y la corrupción del país.

Las protestas en Iraq no han sido tanto en torno al cambio de régimen como ha ocurrido en otros países de la región, sino acciones pacíficas relacionadas con el ritmo de las reformas del actual gobierno electo, las dimensiones del desempleo en el país y las acusaciones de corrupción en muchos ámbitos de la vida pública. [16] La situación en Iraq es totalmente diferente de otros levantamientos en el mundo árabe. A diferencia de otros países, Iraq se encuentra bajo una ocupación extranjera desde 2003. Durante los últimos ocho años, el movimiento antiocupación ha intentado un cambio de régimen; el resultado de luchar simultáneamente contra la ocupación estadounidense y contra el dictatorial gobierno títere instalado por ella han sido diez mil víctimas y el pueblo iraquí ha sufrido enormemente. Por la dura represión, la política indiscriminada de castigo colectivo y los escuadrones de la muerte, muchas personas están cansadas de luchar y ahora tratan desesperadamente de mejorar sus condiciones de vida y de ejercer sus derechos democráticos mediante medios pacíficos, aunque estén tan hartas de esta mortal ocupación como lo estaban hace ocho años.


Recientes manifestaciones en Dulaimiya (23-04-2013) Foto: IraqiSpring.

Todas las capas de la sociedad civil se unieron a los movimientos de protesta por todo el país. Llegaron a pie, chiíes y sunníes, cristianos; personas de la tercera edad, mujeres, adolescentes y niños. La mayoría estaban ahí para apoyar las libertades por las que los iraquíes han luchado tan duramente por mantener durante los últimos ocho años. Incluso participaron en las protestas de los partidos políticos implicados que forman parte del proceso político, como el Partido Nacional Iraquí y el Partido Comunista Iraquí, así como las de las organizaciones de masas afiliadas a ellos. También hay que señalar que el movimiento de protesta es un mosaico de diferentes organizaciones, con diversas reivindicaciones y consignas, que a veces se manifiestan simultáneamente en la misma ciudad en diferentes lugares. No obstante, el hecho de que eligieran manifestarse el mismo día y lo sigan haciendo demuestra que se dan cuenta de la fuerza de la solidaridad y del hecho de hablar con una sola voz para condenar la espantosa situación que existe en el país y las desastrosas políticas que ejecuta su gobierno corrupto. Se podría argumentar que en las protestas en Iraq no se ve a una nación protestando como en Egipto, sino a diferentes grupos sectarios con intereses divergentes. A esto se podría responder que los partidos gobernantes de al-Maliki y de Moqtada as-Sáder urgieron a sus seguidores a no participar en las protestas, pero a pesar de esta prohibición muchos chiíes participaron en el movimiento de protesta y con frecuencia se oye la consigna “Somos una nación, somos un pueblo”.

El 23 de febrero, los organismos de seguridad y los servicios de inteligencia advirtieron a los propietarios de los edificios que rodean la Plaza Tahrir de las consecuencias de permitir a fotógrafos y periodistas permanecer en los tejados y les hicieron constar por escrito la advertencia, para intentar impedir la cobertura mediática del acto del viernes 25 de febrero. El coronel Hamid Kadim, Director de adiestramiento de la Policía en el Ministerio del Interior, ha dimitido por negarse a obedecer las órdenes de atacar a los manifestantes.

Las protestas empezaron pacíficamente pero se fueron volviendo más agresivas. Un grupo de manifestantes se congregó en el cercano puente Jumhuriya que cruza el río Tigris hacia la Zona Verde e intentó derribar los muros blindados de hormigón que se habían instalado un poco antes de las protestas [17]. Una encolerizada multitud tomó una comisaría local de policía en Kirkuk, prendió fuego a una oficina provincial en Mosul y golpeó con estruendo las vallas que rodeaban las oficinas locales del gobierno de Tikrit, lo que dio lugar a que las fuerzas de seguridad dispararan fuego real. Se informó de que habían muerto al menos tres personas en la zona de Tikrit y otras tres en Kirkuk. También se informó de que habían muerto dos personas en Kurdistán, en el norte, y otra en Basora [18].

A la caída de la tarde en Bagdad las fuerzas de seguridad utilizaron las mangueras de agua y estallaron bombas sonoras para dispersar a los manifestantes; persiguieron a varios de ellos por las calles y callejones, y según un testigo, asesinaron a uno de ellos.

Un día después del ‘Viernes de la ira’, que sacó a decenas de miles de iraquíes a las calles en manifestaciones por toda la nación, y que acabó con los soldados disparando contra la multitud, las fuerzas de seguridad iraquíes detuvieron a cientos de personas, incluidos destacados periodistas, artistas e intelectuales.

Cuatro periodistas que fueron puestos en libertad contaron que los detuvieron mucho después de que abandonaran la protesta en la Plaza Tahrir de Bagdad. Afirmaron que los soldados de una unidad de inteligencia del ejército los habían esposado, tapado los ojos, golpeado y amenazado con ejecutarlos.

Durante las manifestaciones en todo el país murieron al menos 29 personas; mientras, la multitud asaltó edificios provinciales, obligó a los agentes locales a dimitir y a libertar a los presos [19]. En Faluya murieron seis personas y otras seis en Mosul, y se informó de otros muertos en cinco incidentes diferentes en todo el país [20].

Como era de esperar, la embajada estadounidense en Bagdad restó importancia a la violencia del viernes, así como a las draconianas medidas tomadas por Maliki para reprimir a los asistentes. Las fuerzas de seguridad de Iraq “[…] No han utilizado la fuerza contra manifestantes pacíficos en general”, afirmó Aaron Snipe, un portavoz de la embajada. “[…] Apoyamos el derecho del pueblo iraquí a expresar libremente sus puntos de vista políticos, a manifestarse pacíficamente y a tratar de obtener compensaciones de su gobierno. Este ha sido siempre nuestro mensaje en Iraq y en toda la región”.

La cantidad de personas que participaron en el ‘Viernes de la ira’ fue inmensa teniendo en cuenta que se celebró después de un toque de queda impuesto a coches e incluso bicicletas para obligar a andar a los participantes a, menudo miles, a tener que andar. También hubo peticiones por parte de Maliki y de clérigos chiíes, incluido Moqtada as-Sáder, de permanecer en casa. Maliki calificó a los manifestantes de ‘enemigos de la libertad’, y sus altos cargos emitieron comunicados que insinuaban que detrás de las protestas estaba la oposición política al proceso político en el país. Algunos llegaron incluso a acusar a al-Qaeda y a los bacistas de participar.

Como demuestran los levantamientos en Túnez y Bahrein, los sindicatos desempeñan un papel clave en los movimientos de masas que exigen dignidad, justicia y democracia. En Iraq son un antídoto que se necesita imperiosamente contra el creciente autoritarismo y sectarismo. Los sindicatos también han desempeñando un papel fundamental en la defensa de los derechos de la mujer [21]. Antes de que estallaran los enfrentamientos más graves en varias ciudades iraquíes durante las protestas del 25 de febrero, los sindicatos en Iraq habían llevado a cabo huelgas y protestas reivindicando una nueva ley del trabajo que otorgue a los sindicatos del sector público todos los derechos.

El 14 de febrero miles de trabajadores se congregaron el centro de Bagdad. Los manifestantes se concentraron en la Plaza Tahrir de la capital y corearon consignas para exigir que el gobierno, respaldado por Irán, emprenda acciones para acabar con el desempleo, aumenten los salarios y se frene el precio, cada vez más alto, de los alimentos. Muchos mostraban pancartas con la imagen de un corazón roto en referencia al día de San Valentín, mientras que otros llevaban pancartas que exigían que los altos cargos corruptos asuman sus responsabilidades [22].

Las huelgas más recientes comenzaron el 13 de febrero cuando una filial de trabajadores del gas y del petróleo de la Federación General de Trabajadores Iraquíes (GFIW, en sus siglas en inglés) organizó protestas en las instalaciones de la Compañía de Petróleo del Norte en Kirkuk. Las acciones de protesta en el norte de Iraq se repitieron el 24 de febrero. Al día siguiente, como parte del ‘Viernes de la ira’, la GFIW y sus afiliados en Basora protestaron para exigir una ley del trabajo que otorgue, por fin, derechos a los trabajadores y sindicatos iraquíes. Las manifestaciones organizadas en Basora por la GFIW exigían también políticas públicas para reducir el desempleo, especialmente entre los jóvenes, servicios básicos para todos los ciudadanos y mejoras en las cartillas de racionamiento. [23] Los saderistas (seguidores de Moqtada as-Sáder) han orquestado algo similar a un golpe de la sociedad civil al apoderarse del movimiento independiente de trabajadores del país. Son una pequeña minoría, aunque importante, en la coalición de gobierno del país y consiguieron el control del Ministerio de Trabajo tras las últimas elecciones. Para preparar las elecciones sindicales, estos altos cargos saderistas han estado emitiendo sus propios carnés sindicales, lo que de hecho les otorga el derecho a decidir quién puede votar. En un incidente similar en 2010 (y un signo preocupante de lo que está por venir) la cabina de votación para las elecciones sindicales se encontraba dentro de las oficinas del Partido Saderista. En abril de 2011, el ministro de Trabajo promulgó un decreto que retiraba inmediatamente el reconocimiento a la GFIW y, en cambio, nombraba un comité de altos cargos en su mayoría procedentes de las filas saderistas para asumir el control de los fondos y oficinas de los sindicatos, y encargarse de las siguientes elecciones. [24] Y esto es dolorosamente sectario. En Basora, los siete altos cargos que pidieron las llaves de la oficina del sindicato local eran del partido saderista. El Informe Anual de 2011 sobre violaciones de los derechos de los sindicatos en Iraq mencionaba que “[…] En enero el personal del hotel más famoso de Bagdad fue a la huelga para exigir un plus de seguridad después de numerosos ataques con mortero y de la muerte de dos miembros del personal. También en enero encarcelaron al presidente del Sindicato de Profesores de Basora y el gobierno trató de interferir en las elecciones. La policía iraquí asaltó y clausuró las oficinas de los sindicatos de la Electricidad. En marzo, después de que los trabajadores del petróleo protestaran por los bajos salarios y por el estatuto ilegal de su sindicato, trasladaron a los dirigentes sindicales, mientras que en junio los estibadores que protestaban por la prohibición de los sindicatos en los puertos del sur de Basora fueron rodeados por los soldados y sus dirigentes trasladados. La ley restringe seriamente los derechos de los sindicatos”. [25]

El día siguiente, viernes 4 de marzo de 2011, fue el escenario de más protestas iraquíes en el denominado ‘Viernes del martirio’.

Un activista iraquí de derechos humanos residente en Amán, ofrece un relato de primera mano de aquél día:

Mi querido Dirk:

Llevas todo el día recibiendo los boletines que te envío y que, lo sé muy bien, te parecen bastante escuetos y sin sentimiento o emoción alguna; pues bien, te escribo ahora para contarte cómo fue realmente ver y escuchar a todos esos miles de hombres y mujeres tanto jóvenes como mayores manifestándose pacíficamente y perfectamente conscientes que los iban a atacar, a detener y probablemente en algunos casos a matar por la sola razón de desear libertad y dignidad.

También estuve escuchando su fervor y angustia que literalmente me hizo llorar y me rompió el corazón probablemente por millonésima vez desde la invasión y ocupación de Iraq, preguntándome todo el tiempo cómo puede el mundo estar tan ciego y sordo; y en las dos últimas semanas he tenido la sensación de que el mundo no solo está sordo y ciego sino que además está mudo, ¡con unas pocas excepciones, por supuesto!

Empezamos el ‘Viernes del martirio’, que así es como lo han llamado los jóvenes, con la ejecución de un joven casado, al que a plena luz del día apartó de su joven esposa y de sus hijos una fuerza llamada Batallón 24, el antes infame Batallón Muzanna comandado por el más infame Rahim Risen al-Bayzani, que comandaba este batallón en Abu Ghraib y que tuvo aterrorizada a los ciudadanos desde que asumió el cargo hace unos tres años; antes de él estuvo al mando de Hay al-Jamia que también los aterrorizó; de hecho, es famoso por horrorizar las zonas en las que asume mando. ¡He oído que dice a la gente que son sus esclavos!

Un poco después, se encontró ejecutado al joven Ahmed Inizie Al Hamdani, a solo 50 metros de su casa, en el pueblo de al-Hamdaniya, en Abu Ghraib.

Por supuesto, anoche se anunció que el llamado gobierno había impuesto un toque de queda desde las 12 de la noche, la pasada noche, hasta las 6.00 de la mañana del sábado por la mañana en todo Iraq. También habían impuesto un toque de queda para todos los vehículos de Bagdad y del resto de las ciudades iraquíes.

En la Plaza Tahrir golpearon a los manifestantes con porras y garrotes eléctricos, ¡ y en todas las calles, hoteles y edificios cercanos se produjeron acerías! Detuvieron a varios periodistas y trabajadores de los hoteles. ¡Perseguían a la gente con mangueras de agua y los vigilaban desde helicópteros! También los vigilaba un escuadrón de la muerte desde el nuevo restaurante turco construido en estas semanas; ¡las personas del escuadrón dieron las órdenes a las fuerzas de seguridad de disparar y de golpear!

En todas las ciudades iraquíes amenazaron a la gente con padecer dolores mortales y se dispararon a matar; los agentes de policía ordenaron a sus hombres que detuvieran las manifestaciones, sin embargo la gente siguió saliendo a la calle y manifestándose en la mayoría de las ciudades (las más importantes fueron: Bagdad, Mosul, Samarra, Basora, Nayaf, Diwaniya y Ziqar). Todos coreaban que Maliki es un mentiroso ?es asombrosa la poca dignidad que tiene este hombre; durante las dos últimas semanas cientos y miles de iraquíes han cantado una canción especial para él acerca de que es un ladrón y un mentiroso; cualquier otra persona habría dimitido y se hubiera ido, pero él no.

Hay toda una inmensa cantidad de canciones sobre él y su régimen de sinvergüenzas y saqueadores; te las mandaré en seguida.

Suleimaniya ?sí, nunca tengo que olvidarme de Suleimaniya? la valiente Suleimaniya que ha pagado tan caro por esta revuelta contra la corrupción y la opresión, y que empezó todo esto … Hace tres días entregó al más joven, un muchacho de 12 años.

Nosotros también pagamos, nosotros también hemos pagado; hoy un francotirador disparó a una chica en Samarra y todos los francotiradores son miembros del Ejército iraní Quds que estaban situados en lo alto de los edificios.

Hoy los valientes hombres de Mosul han decidido hacer una sentada que no abandonarán hasta que se satisfagan sus reivindicaciones ?la hacen en el Estadio. Las familias del vecindario han empezado a apoyarlos llevándoles comida y bebida.

Mosul ya ha pagado demasiadas vidas jóvenes; te mandaré una lista de los jóvenes a los que han matado las fuerzas de seguridad.

Como siempre, la prensa ha sufrido hoy; las fuerzas de seguridad en Basora atacaron con tanta fiereza a tres miembros de la prensa que acabaron en el hospital, y también a un cuarto; vimos cómo sangraban por la cabeza y la cara. Uno de ellos dijo que le habían dicho que era ¡un enemigo de la sociedad!

La prensa también sufrió en la Plaza Tahrir. Ayer un periodista dijo que estaban en contacto con el representante de Naciones Unidas en Bagdad y que le habían entregado un informe detallado. El concepto de Naciones Unidas me parece muy gracioso. Hay un viejo refrán árabe, Dirk, que dice, más o menos, que por mucha insistencia con que llames a una persona si está muerta antes te responderá una piedra a la que llamaras.

En ciudades como Tikrit se prohibió la presencia de la prensa y Hawiya estaba totalmente rodeada por el ejército y la policía.

Oí a un viejo imán de Kirkuk que pedía a todo el mundo que luchara contra la opresión de los ashawis en Kirkuk y contra un gigantesco ejército que ha ocupado Iraq; consiguió que los ojos se me llenaran de lágrimas y me rompió el corazón. Escuché a un veterano combatiente de la resistencia recordar a los nuevos Poncio Pilato y Judas Iscariote del siglo XXI, el Dr. Salman al-Jumaili y el Dr. Rafi al-Essawi que vendieron a su país, a su pueblo y a su religión por un puñado de plata y por un puesto; también animó a la gente a continuar su lucha y nos dijo que pronto nos liberaremos. Fue maravilloso, esos dos hombres eran maravillosos, todavía resuenan en mis oídos sus voces y palabras. También escuché a un joven dirigiéndose a Maliki y diciéndole que realmente es el más funesto de los cobardes; [a Maliki] le aterrorizaban de tal manera las personas que se manifestaban pacíficamente y le parecía que era esencial tomar esas medidas tan draconianas; y [el joven] se preguntó qué habría hecho [Maliki] si estas personas hubieran llevado armas, se paró un momento y entonces le dijo: ¡Pronto lo haremos!

Las mujeres, ¡oh, cuántas mujeres se manifestaron y cuántas hablaron y animaron a los jóvenes de Iraq a seguir con su valiente lucha! Una de ellas afirmó que había perdido tres hijos, que nadie debe tener miedo de Maliki y que sus días estaban contados; sí, fue un día muy emocionante, algo que no me gusta expresar salvo a las personas más cercanas, como bien sabes, las personas que están a nuestro lado y sufren con nosotros por nuestro sufrimiento debido al lento asesinato de Iraq.

Lo vuelvo a preguntar, ¿están ciegos el gobierno estadounidense y la Comunidad Europea? ¿Está ciego el mundo, está sordo?

Bueno, solo para ponerte al día, los sindicatos de Iraq se van a manifestar en la Plaza Tahrir mañana, y el lunes veremos manifestaciones de arrepentimiento (arrepentimiento por haber participado en las elecciones generales, y han pedido a la gente que acuda con el dedo pintado de rojo).

Sallams y paz

Unos testigos en Bagdad y otros tan lejos como Kirkuk en el norte, donde habían matado a siete manifestantes, describieron que habían visto cómo las fuerzas de seguridad, con uniformes negros, chándal y camisetas, bramaban desde los camiones y los jeeps, atacaban a los manifestantes, hacían redadas en los cafés y las casas, y se llevaban a la gente con los ojos vendados, a los centros de detención del ejército [26].

Según Human Rights Watch, el 6 de marzo 2011las fuerzas de seguridad bajo control del gobierno regional de Kurdistán (KRG, en sus siglas en inglés) se mantuvieron al margen y observaron cómo decenas de hombres enmascarados atacaban a los manifestantes en Suleimaniya. A los asaltantes se les permitió golpear y llevarse a los manifestantes, y prender fuego a sus tiendas, mientras otro grupo saqueaba la oficina de una radio independiente kurda. Las fuerzas de seguridad tienen la obligación de proteger el derecho a la libertad de expresión y de reunión pacífica, afirmó Human Rights Watch.

Dos partidos políticos que dirigieron las manifestaciones en Bagdad durante las dos últimas semanas han declarado que las fuerzas de seguridad controladas por el primer ministro Nuri Kamal al-Maliki habían ordenado cerrar sus oficinas. Altos cargos del Partido de la Nación Iraquí y del Partido Comunista Iraquí afirmaron en entrevistas que docenas de agentes de las fuerzas de seguridad habían irrumpido en sus oficinas el domingo, dos días después de que algunos cientos de manifestantes en Bagdad festejaran, el 7 de marzo, el primer aniversario de las elecciones nacionales de Iraq con el ‘Viernes del arrepentimiento’ [27], en la Plaza Tahrir donde algunos manifestantes llevaban el dedo índice pintado de rojo y lo mostraban, amargo eco de los dedos teñidos de color púrpura que habían esgrimido el día de las elecciones los sonrientes votantes que salían de los centros electorales. [28]Entre los manifestantes había un abanico de organizaciones civiles que en el aniversario de las elecciones de 2010 querían unirse a otros grupos para expresar su arrepentimiento. Entre los grupos participantes estaban la Asociación de Profesores, la Asociación de Mujeres Iraquíes y la Organización de Mujeres por la Paz. Al mismo tiempo, la Embajada de Estados Unidos en Bagdad emitió finalmente un comunicado sobre los ataques a los periodistas.

A lo largo de la semana al menos dos jeeps llevaron a una fuerza ataviada de forma similar hasta la oficina del Observatorio de las Libertades Periodísticas en Bagdad, que defiende la libertad de prensa. Los hombres saquearon la oficina y se llevaron ordenadores y archivos. En otro ataque, aproximadamente una docena de hombres armados asaltaron una radio independiente en el distrito de Kalar en Suleimaniya, destrozaron la oficina, rompieron la mayoría del material y mobiliario y confiscaron el resto. En otras ciudades iraquíes también se produjeron muchos hechos similares contra la prensa.

Según periodistas e informaciones de prensa, en las últimas semanas varios asaltantes han saqueado e incendiado las oficinas del Partido Goran de la oposición en las ciudades gobernadas por el KRG de Erbil, Dojuk y Soran.

De nuevo, el viernes 11 de marzo se produjeron grandes manifestaciones en muchas ciudades del norte al sur de Iraq.

Se dice que había casi medio de millón de personas en la Plaza Tahrir. Golpearon con porras a los asistentes, la prensa incluida, y también se produjeron secuestros y hubo desaparecidos. Ahmed al-Rikabi, miembro de la prensa, salió para informar de que matones de Maliki vestidos de civil estaban secuestrando a la gente, que los golpeaban y se los llevaban a un paradero desconocido, y también denunció que lo estaban siguiendo. Igualmente golpearon a la señora Sahar al-Moussawi, portavoz de los medios para los manifestantes. Un día antes se produjo una gran manifestación en la Universidad de Bagdad, donde el ejército rodeó la universidad y cerró sus puertas. No se permitió el acceso a la prensa y lo mismo sucedió en la Plaza Tahrir.

Desde que empezaron las protestas en Kut y Sulaymaniya y hasta el 11 de marzo se contabilizaron más de 45 muertos, pero las protestas siguieron.

El viernes 25 de marzo, una multitud se manifestó bajo la lluvia congregadas en la Plaza Tahrir del centro de Bagdad. También acudieron varias mujeres a la Plaza para pedir al gobierno iraquí que liberara a sus hijos y maridos que están en la cárcel en espera de juicio o de que se inicie la investigación. Algunas llevaban fotos de sus seres queridos [29].

El 13 de abril, las fuerzas de seguridad entraron en la oficinas adjuntas de la Federación de Consejos y Sindicatos de Trabajadores de Iraq (FWCUI, en sus siglas en inglés) y de la Organización de la Libertad de las Mujeres de (OWFI, en sus siglas en inglés), en las que el Grupo 25 de Febrero había celebrado reuniones en Bagdad. Las fuerzas de seguridad detuvieron a Firas Alí, uno de los miembros del grupo, que había participado pacíficamente en las manifestaciones de la Plaza Tahrir.

Un manifestante detenido a principios de abril por haber participado en las manifestaciones de la Plaza Tahrir señaló a Human Rights Watch cuando fue liberado que había visto a Ali en una cárcel en el aeropuerto Old Muzanna de Bagdad. El testigo afirmó que Alí estaba preso junto con más de dos docenas de manifestantes, 20 de los cuales habían sido detenidos en la manifestación del 15 de abril. Haydar Shihab Ahmad, también del Grupo 25 de Febrero, ha estado desaparecido desde el 1 de abril, justo después de haber participado en la manifestación de aquel día de la Plaza Tahrir [30].

El 15 de abril fue el ‘Viernes de la libertad’ y nuevamente se organizaron manifestaciones de masas. He aquí un extracto de lo que escribió la activista iraquí Asma al-Haidari:

[…] ¿Qué te voy a escribir del Día de la Libertad? Así es como lo han llamado nuestros jóvenes revolucionarios.

Hablaré de los hombres, mujeres, niños y jóvenes valientes de Iraq que llevan mucho tiempo sufriendo en Tahrir. […]

Un hombre de 50 años grita y dice: ‘Muerte a Irán, muerte a Estados Unidos, muerte a Maliki’, y es que el 80% del Parlamento y de las personas que gobiernan son iraníes. […]

Otro joven grita: ‘Abajo el sectarismo, abajo el sistema de cuotas, muerte a Irán […] Si Mohammed es sunní, entonces yo soy chií, todos somos uno, todos somos hermanos, todos tenemos la misma sangre.[…]

¿Dónde están las plumas libres occidentales? Las escenas de Tahrir fueron extraordinarias porque Maliki y sus esbirros ordenaron a la gente que se manifestara en dos campos de fútbol, de nuevo aplicando criterios sectarios, […] pero los iraquíes […] demostraron que están en un punto de no retorno en la rebelión y se reunieron en Tahrir, y dijeron a Maliki y a sus parlamentarios que se fueran ellos a jugar al fútbol a los estadios que les había asignado. […]

Por supuesto, todos los puentes y calles que llevaban a Tahrir estaban cortados pero la gente acudió de todos modos y ahí sigue […] Desafían a las fuerzas de seguridad. […]

En Mosul, donde en los últimos seis se han producido manifestaciones multitudinarias, hoy se han reunido unas 12.000 personas en la Plaza de los Libres, la plaza de la cárcel vieja. Acudieron todos los jeques tribales que no se han vendido a la ocupación desde Nasiriya y Basora, encabezados por el jeque Salim al- Zabbab, el Príncipe de Rabía Sheyban; también jeques y dirigentes de Kut, y Diyala.

Un líder del contingente de manifestantes kurdos de la Plaza Azadi en Suleymaniya se puso el iqal, el gorro tradicional de los hombres árabes, y dijo que todos somos iraquíes y se quedó de pie bajo una vieja bandera iraquí; vinieron de Haweeja y Tikreet y un jefe tribal de Tilkaif; vinieron los cristianos del norte así como los dirigentes tribales de al-Anbar, Kubaisa y Faluya.

Hemos acudido juntos de nuevo, esta vez públicamente, para que todo el mundo lo vea, pero lo que es más curioso es que hoy los helicópteros de la ocupación estadounidense irrumpieron en escena demostrando que el gobierno estadounidense realmente cree que la democracia que supuestamente ha traído a Iraq es, de hecho, una basura.

[…] Todo está grabado. Todos los días, desde que empezaron en Mosul las vigilias y las manifestaciones, los helicópteros estadounidenses se acercan a los manifestantes, y estos responden arrojándoles sus zapatos y sandalias como muestra de desprecio. Hoy los helicópteros han escenificado lo que ellos consideran su golpe de gracia: Han volado muy bajo y les han lanzado bolsas de basura. [31] Esta es la farsa estadounidense denominada ‘democracia’ y este es su intento de colonizar Iraq. De ahora en adelante deberían leer historia y antropología con un poco más de atención.

Cuando se preguntó a los manifestantes lo que pensaba de los hechos, contestaron “[…] Los estadounidenses nos arrojan basura todos los días desde el inicio de la ocupación: uranio enriquecido, fósforo blanco, drogas, enfermedad, tiranía, opresión, saqueo, robo, mentiras y analfabetismo entre muchas más cosas […]

¿Dónde está el mundo, dónde están los hombres y mujeres libres que se oponen a esta guerra? […]

Leyendo el NY Times uno creería que sus corresponsales viven en otro planeta ?es sorprendente que estén tan callados? toda la prensa dominante, de hecho está callada.

Hoy hubo grandes manifestaciones en Basora, por toda la provincia de al-Anbar y también en Babil. En Diwaniya las fuerzas de seguridad amenazaron con que iban a detener a los participantes. En Suleimaniya hubo decenas de miles de personas en la Plaza Azadi. También oí a un jefe tribal de Tal Afar decir que diez grandes vehículos iba camino de Mosul cuando el general Gannam los detuvo y les preguntó por qué querían ir a Mosul y les dijo: ‘[…] Allí todos son sunníes y terroristas, y vosotros sois chiíes” Y los obligó a volver’.”

El 19 de abril, tras 62 días de protestas continuas en Suleimaniya, de nuevo por la corrupción y por el control tribal en el Gobierno Regional de Kurdistán, se ha revocado el permiso legal para celebrar manifestaciones. Una fuente de las Fuerzas armadas Peshmerga afirmó que les habían ordenado disparar a matar contra cualquier manifestante. También se han producido intentos de asesinato contra dirigentes religiosos que defienden esta revolución no violenta.

El 21 de abril cientos de abogados de Faluya organizaron una sentada en la sede del Sindicato de Abogados para pedir la salida de las fuerzas estadounidenses de Iraq y por la liberación de los presos inocentes que permanecen en la cárcel donde han pasado varios años de sus vidas sin juicio.

El 10 de mayo, cientos de trabajadores del centro petrolero del sur de Iraq de Basora protestaron el lunes a las puertas de numerosas instalaciones y afirmaron que los altos cargos del Ministerio del Petróleo han ignorado la constante preocupación por el uso de los fondos, la igualdad en el salario y la asignación de viviendas.

El 27 de mayo cuatro jóvenes fueron detenidos en la Plaza Tahrir, donde se manifestaban junto con otras 250 personas en el “Viernes de la Decisión”[32], según informó un grupo activista.

El viernes 10 de junio miembros de la Organización Libertad de las Mujeres en Iraq (OWFI, en sus siglas en inglés) fueron atacadas y molestadas sexualmente cuando estaban reunidas allí. Desde febrero de este año, miembros de la OWFI han asistido a las manifestaciones que se celebran cada viernes en la Plaza Tahrir para exigir al primer ministro Nuri al-Maliki que cumpla sus promesas de cambio democrático y de dar servicios básicos [33]. Manifestantes pagados por el gobierno, algunos armados con porras, atacaron a los manifestantes en defensa de la democracia en la Plaza Tahrir y desfilaron con fotos de Iyad Allawi, el principal rival del primer ministro Nuri Maliki, con el rostro pintado con una X roja. Grupos de jóvenes alborotadores (algunos de los cuales habían sido transportados al lugar en autobuses por el partido islamista Dawa, según afirman fuentes occidentales) deambulaban por las calles armados con bastones y otras armas [34].

A diferencia de otros levantamientos, este movimiento, así como la despiadada represión contra los manifestantes han sido prácticamente ignorados por los medios de comunicación convencionales; un levantamiento que se produjo en Iraq, en un país que continúa ocupado por decenas de miles de soldados estadounidenses y cuyo gobierno títere está bajo el total dominio estadounidense. Un estudio sobre la cobertura que han hecho los medios de las protestas en Iraq concluyó que desde febrero la mayoría de los medios del mundo “[…] Se han olvidado del país. Hoy no aparece prácticamente nada en los medios acerca de las manifestaciones que continúan en Iraq.” [35].

A finales de 2011 se anunció la tan esperada retirada de las tropas estadounidenses. Ciñéndose al guión seguido por los medios de comunicación durante la mayor parte de la última década, estos anunciaron rápidamente el final de la guerra en Iraq, pero, ¿en qué consiste ‘el final’ en una guerra en la que luchan no solo los soldados alistados sino también corporaciones, mercenarios y drones? La retirada de las fuerzas estadounidenses representa una victoria para la resistencia del pueblo iraquí y para el trabajo de las personas amantes de la paz en todo el mundo. Es un hito significativo. Con todo, la retirada de los soldados de Iraq no significa el final de la ocupación. La huella estadounidense sigue siendo fuerte no solo en forma de los contratistas de las corporaciones que emplean esclavos ligados por contrato (bajo el eufemismo de ‘ciudadanos de terceros países’) y mercenarios sin supervisión, responsabilidad o transparencia. En consecuencia, el movimiento antiocupación iraquí se está preparando para lo que se denomina ‘la otra cara de la ocupación’. Esto implica una continua resistencia contra las estructuras impuestas por Estados Unidos, y no solo la infraestructura y la ideología de la intervención corporativa, sino también el gobierno sectario y su constitución que provoca división.

Conclusión: La resistencia iraquí continuará hasta que el país haya recuperado completamente su soberanía. El actual movimiento de protesta, que reúne a millones de personas en las calles iraquíes desde el 26 de diciembre de 2012, es una clara prueba de la voluntad, la tenacidad y el valor del pueblo iraquí.

Tribunal BRussells (www.brussellstribunal.org), 23 de marzo de 2013
IraqSolidaridad (
www.iraqsolidaridad.org), 29 de abril de 2013

Traducido del inglés para IraqSolidaridad y Tribunal BRussells por Beatriz Morales
Revisado y editado por Paloma Valverde

Notas del autor y de IraqSolidaridad

1. Nicolas J.S. Davies, “The Victory of Popular Resistance in Occupied IraqWar is a crime, 21 de octubre de 2011.
2. Benjamin Isakham, “The Streets of Iraq: Protests and Democracy after Saddam”, 25 de noviembre de 2011.
3Ibídem.
4“Iraq electricity minister resigns after deadly protests”, BBC, 20 de junio de 2010.
5Amnesty International And Human Rights Watch Document Government Crackdown On Protesters In Iraq”, Musings on Iraq, 28 de abril de 2011.
6. Ben Lando, Nunaf Ammar y Ali Nabhan, “Iraqis Protest Power Cuts, Corruption”The Wall Street Journal, 15 de febrero de 2011.
7. IU Iraq Updates “Iraq Man Dies of Self-immolation to Protest Rising Unemployment”, 14 de febrero de 2011.
8. Michael S. Schmidt y Duraid Adnan, “Protests Spread to More Iraqi Cities”The New York Times, 17 de febrero de 2011.
9. Mohammed Tawfeeq, 
“1 killed, 57 injured in Iraqi Kurdish protests”CNN, 17 de febrero de 2011.
10.
Thousands protest in northern Iraq over shooting”USA Today, 19 de febrero de 2011.
11. Namo Abdulla, 
Protests turn Iraqi Kurd city into military zoneReuters, 22 de febrero de 2011.
12
Iraq: 160 attacks against journalists, media institutions in 2 weeks – JFOUruknet, 9 de marzo de 2011.
13. Yochi J. Dreazen, 
For Iraq’s Journalists, Few Freedoms and Many fears”, The Atlantic, 3 de octubre de 2011. Véase tambien en IraqSolidaridad, Dirk Adriansens, “Los periodistas iraquíes acosados, detenidos ilegalmente y torturados por las fuerzas de seguridad de al-Maliki”, 26 de noviembre de 2012.
14. The Common Ills, “
Las protestas estallan en Iraq”, IraqSolidaridad, 9 de septiembre de 2011.
15
“Iraq Median age”Index mundi.
16
“Iraqi protest leaders detained”Johninit, sin fecha.
17. Duraid Adnan, 
“Caught in the Heat of Baghdad’s Protests”The New York Times, 26 de febrero de 2011.
18. “
Iraq: Open Immediate Inquiry Into Protester Deaths”, Human Rights Watch, 25 de febrero de 2011.
19. Stephanie McCrummen, 
“Iraq ‘Day of Rage’ protests followed by detentions, beatings”, The Washington Post, 26 de febrero de 2011.
20. Stephanie McCrummen, 
“23 killed in Iraq’s ‘Day of Rage’ protests”The Washington Post, 25 de febrero de 2011.
21. Brendan Barber, 
“Iraq’s union crackdown puts progress at risk”The Guardian, 10 de mayo de 2011.
22. Tom Mellen, 
“Mass protests at government corruption”Morning Star, 14 de febrero de 2011.
23. IndustriAll global union, 
“Trade Union Protests in Iraq Signal Continued Political Instability”, 28 de febrero de 2011.
24
“Iraq’s Arab Spring at risk from a political storm over union rights”Johninnit.
25
2011 Annual Survey of violations of trade union rights – Iraq”UNHCR, 8 de junio de 2011.
26. Stephanie McCrummen, 
“Protesters say Maliki is using special security forces to shut down demonstrations in Iraq”, The Washington Post, 4 de marzo de 2011.
27. Véase el comunicado de los Jóvenes de la Revolución Iraqí “
Llamamiento a las manifestaciones del Día del Arrepentimiento”, IraqSolidaridad, 4 de marzo de 2011
28. Michael S. Schmidt y Jack Healy, 
“Iraq Shuts Office of Protest Organizers”The New York Times, 7 de marzo de 2011.
29. Mohammed Tawfeeq, 
“Iraqi protesters rally in the rain”CNN, 25 de marzo de 2011.
30
“Iraq: Widening Crackdown on Protests”Human Rights Watch, 21 de abril de 2011.
31. Dirk Adriaensens, “
Iraq, 15 de abril: El Viernes de la libertad”, IraqSolidaridad, 18 de abril de 2011.
32. Véase “
Cuatro detenidos en Bagdad en el Viernes de la Decisión”; IraqSolidaridad, 30 de mayo de 2011.
33. Marcia G. Yerman, 
“Iraq women attacked in push for human rights and freedom”,Women News Network, junio de 2011.
34. Ned Parker y Raheem Salman, 
“Pro-government demonstrators attack protesters in Baghdad”Los Angeles Times, 11 de junio de 2011.
35.Gene Clancy, “U.S., Iraqi govt’s kill, torture unarmed civilian protesters”Workers World, 15 de mayo de 2011..


Articles by: Dirk Adriaensens

Disclaimer: The contents of this article are of sole responsibility of the author(s). The Centre for Research on Globalization will not be responsible for any inaccurate or incorrect statement in this article. The Center of Research on Globalization grants permission to cross-post original Global Research articles on community internet sites as long as the text & title are not modified. The source and the author's copyright must be displayed. For publication of Global Research articles in print or other forms including commercial internet sites, contact: [email protected]

www.globalresearch.ca contains copyrighted material the use of which has not always been specifically authorized by the copyright owner. We are making such material available to our readers under the provisions of "fair use" in an effort to advance a better understanding of political, economic and social issues. The material on this site is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving it for research and educational purposes. If you wish to use copyrighted material for purposes other than "fair use" you must request permission from the copyright owner.

For media inquiries: [email protected]