El segundo 11 de septiembre del Pentagono

Según Michael Certoff, el Secretario de Seguridad Interior de Usamérica, si hubiera un segundo ataque terrorista del tipo del 11 de setiembre de 2001, un rasgo esencial de la “defensa” será la “ofensiva”. “La Seguridad Interior (Homeland Security) es una parte de una estrategia más amplia que consistirá en llevar la batalla al enemigo”

En el mes siguiente a los atentados de Londres del 7 de julio se informó que el vicepresidente Dick Cheney dio instrucciones al USSTRATCOOM de preparar un plan de contingencia para ser “empleado en respuesta a otro ataque terrorista del tipo del 11 de septiembre sobre suelo americano”. En este plan está implícito que Irán estará detrás del segundo 11 de septiembre.

Este “plan de contingencia” usa el pretexto de un “segundo 11 de septiembre”, que es un hecho que todavía no ha sucedido, para ir preparando operaciones militares de gran envergadura contra Irán, mientras en simultáneo ejercen presión sobre Teherán en relación con su por ahora inexistente programa de armas nucleares.

Lo que es diabólico en esta decisión del vicepresidente de Estados Unidos es que la justificación presentada para librar una guerra contra Irán no pasa del nivel de una mera hipótesis, no comprobada, de ninguna implicación de Irán en ningún ataque, cosa que como dijimos no ha ocurrido.

El plan incluye ataques aéreos de gran escala sobre Irán, empleando ambos tipos de armas, armas convencionales y armas nucleares tácticas. Dentro de Irán hay más de 450 objetivos estratégicos, incluyendo numerosos sitios sospechosos de desarrollar programas de armas nucleares. Muchos de esos objetivos son tan duros y están enterrados tan profundamente que no pueden ser atacados con armas convencionales, de ahí la opción nuclear. Como en el caso de Irak la respuesta no está condicionada a que Irán esté realmente implicado en algún acto de terrorismo contra USA. Varios altos oficiales de la Fuerza Aérea implicados en la planificación están espantados por las implicaciones de lo que están haciendo pero ninguno quiere dañar su carrera profesional planteando objeciones (Philip Giraldi, “Ataque a Irán, La guerra nuclear preventiva”, The American Conservative, 2 de agosto de 2005)

¿Estaremos comprendiendo bien que los planificadores militares de Usamérica, Gran Bretaña e Israel están esperando que suceda un “Segundo 11 de Septiembre” para extender la guerra aún más allá de las fronteras del Líbano, hasta lanzar un operación militar directa contra Siria e Irán?

Obsérvese bien que el “plan de contingencia” de Cheney no está enfocado en impedir un “Segundo 11 de septiembre”. El plan de Cheney se basa en la presunción de que Irán estará detrás del “Segundo 11 de Septiembre” y de que se puede activar inmediatamente un bombardeo de castigo, antes de conducir una investigación, parecido a la forma como se atacó Afganistán en Octubre de 2001, cuando se alegó que el ataque lo fue en represalia por el apoyo del gobierno de los talibanes a los terroristas del 11 de septiembre. Es importante comentar que ningún plan de guerra se hace en tres semanas. El bombardeo y la invasión de Afganistán se planearon bien antes del 11 de septiembre. Como lo señala Michael Keefer en un incisivo artículo: “

A un nivel más profundo, lo que todo esto significa es, nada más y nada menos que un “ataque terrorista del tipo del 11 de septiembre” constituye un medio adecuado para legitimar guerras de agresión contra cualquier país seleccionado para darle ese trato por el régimen y por su sistema amplificado de propaganda corporativa …”(Keefer, febrero de 2006)

En una oportuna declaración, solo unos pocos días después de las masacres producidas por los bombardeos del Líbano, el Vicepresidente Cheney volvió a reiterar su advertencia: “El enemigo que golpeó el 11 de septiembre está fracturado y debilitado, pero sigue siendo letal y continúa empeñado en atacarnos de nuevo” (Waterloo Courier Iowa, 19 de julio de 2006, cursiva mía)

“Una justificación y una oportunidad para golpear a los estados que apoyan al terrorismo”.

En abril de 2006, el Secretario de Defensa Donald Rumsfeld, lanzó un vasto plan de reequipamiento militar para luchar contra el terrorismo en todas partes del mundo, con vistas a contragolpear en caso de un segundo gran ataque terrorista a Usamérica.

“El Secretario de Defensa Donald Rumsfeld aprobó un ambicioso plan militar para luchar contra el terrorismo en el mundo entero y contragolpear más rápido y más decisivo en caso de otro ataque terrorista en los Estados Unidos, de acuerdo con funcionarios de defensa.

El largamente esperado plan de campaña para la guerra global contra el terrorismo, como asimismo dos planes complementarios, fueron aprobados el último mes por Rumsfeld; son considerados la más alta prioridad del Pentágono, según oficiales familiarizados con los tres documentos que hablaron bajo condición de anonimato porque no están autorizados a hablar de ellos públicamente

Los detalles de los planes son secretos, pero en general todo tiene que ver con una importante expansión del rol de los militares y, en particular, de las fuerzas de Operaciones Especiales, en operación continua en Irak y Afganistán. Desarrolladas durante alrededor de tres años por el Comando de Operaciones Especiales (SOCOM) con sede en Tampa, Florida, el plan refleja una creciente implicación del Pentágono en dominios que tradicionalmente eran manejados por la Agencia Central de Inteligencia y el Departamento de Estado (Washington Post, 23 de abril de 2006)

El plan se basa en la posibilidad de un Segundo 11 de Septiembre y en la necesidad de tomar represalias si y cuando USA sea atacado:

El tercer plan expone como los militares pueden responder a un gran ataque terrorista a los Estados Unidos. Incluye larguísimos anexos que ofrecen un menú de opciones para un contragolpe militar veloz contra grupos terroristas específicos, personas o estados que se piensa que los apoyen dependiendo de quién se piense que está detrás de los ataques. Otro ataque crearía tanto una justificación como una oportunidad que hoy por hoy falta para contragolpear contra algunos conocidos objetivos, de acuerdo con actuales y anteriores funcionarios de defensa familiarizados con ese plan.

El plan especifica “qué terroristas y malos serían atacados si nos sacamos los guantes. No nos hemos sacado los guantes”, por el momento dijo un oficial que solicitó no ser identificado por lo delicado del tema (cursivas mías, Washington Post, 23 de abril de 2006) El documento se basa en la suposición de que un Segundo Ataque “que falta hoy” which is lacking today” sería de alta utilidad para crear tanto una justificación como una oportunidad para librar una guerra contra conocidos objetivos (Irán y Siria)

El anuncio del 10 de agosto de Oficina de Seguridad Interior Británica (British Home Office) de haber acabado de frustrar un ataque terrorista de amplia escala que se habría propuesto hacer estallar simultáneamente 10 aviones, transmite la impresión de que es el mundo Occidental el que se encuentra bajo ataque, no Medio Oriente.

La realidad se pone patas para arriba. La campaña de desinformación marcha a toda velocidad. Los medios de comunicación británicos y americanos están incrementando la campaña por una “guerra preventiva” como un acto de “autodefensa” contra Al Qaeda y los estados que apoyen al terrorismo, de los cuáles se pretende que estarían preparando un Segundo 11 de Septiembre. El objetivo subyacente es, a través del miedo y de la intimidación, es el de construir aceptación para la próxima etapa de la guerra en Medio Oriente, ahora directamente contra Irán y Siria.

Traducciòn para Rebeliòn pro Horacio Garetto. 


Comment on Global Research Articles on our Facebook page

Become a Member of Global Research


About the author:

Michel Chossudovsky is an award-winning author, Professor of Economics (emeritus) at the University of Ottawa, Founder and Director of the Centre for Research on Globalization (CRG), Montreal, Editor of Global Research.  He has taught as visiting professor in Western Europe, Southeast Asia, the Pacific and Latin America. He has served as economic adviser to governments of developing countries and has acted as a consultant for several international organizations. He is the author of eleven books including The Globalization of Poverty and The New World Order (2003), America’s “War on Terrorism” (2005), The Global Economic Crisis, The Great Depression of the Twenty-first Century (2009) (Editor), Towards a World War III Scenario: The Dangers of Nuclear War (2011), The Globalization of War, America's Long War against Humanity (2015). He is a contributor to the Encyclopaedia Britannica.  His writings have been published in more than twenty languages. In 2014, he was awarded the Gold Medal for Merit of the Republic of Serbia for his writings on NATO's war of aggression against Yugoslavia. He can be reached at [email protected]

Disclaimer: The contents of this article are of sole responsibility of the author(s). The Centre for Research on Globalization will not be responsible for any inaccurate or incorrect statement in this article. The Centre of Research on Globalization grants permission to cross-post Global Research articles on community internet sites as long the source and copyright are acknowledged together with a hyperlink to the original Global Research article. For publication of Global Research articles in print or other forms including commercial internet sites, contact: [email protected]

www.globalresearch.ca contains copyrighted material the use of which has not always been specifically authorized by the copyright owner. We are making such material available to our readers under the provisions of "fair use" in an effort to advance a better understanding of political, economic and social issues. The material on this site is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving it for research and educational purposes. If you wish to use copyrighted material for purposes other than "fair use" you must request permission from the copyright owner.

For media inquiries: [email protected]